Espacio de meditación: creando tu propio rincón de armonía

Si estás pensando en armarte tu propio espacio de meditación, lee y descubre lo que proponen los expertos para organizar ese pequeño refugio dedicado a la búsqueda de la armonía interior. La meditación es un acto en el que se busca básicamente, liberar la mente de la consciencia por un rato. Esto es, relajar el pensamiento de la realidad y permanecer absortos en absoluta desconexión del contexto.

Espacio de meditación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Sabes realmente qué es la meditación?

Aunque no somos conscientes de ello, todos los días meditamos. Seguro te pasa que en algún momento del día, contemplas el paisaje sin mirar, mientras ingieres alguna bebida. Ese pequeño momento resulta muy positivo para la mente y el cuerpo, te ayuda a organizar las ideas, a tranquilizarte y a respirar mejor. Con lo cual, oxigenas el cerebro, controlas las pulsaciones del corazón, reposas los músculos y mejoras tu concentración.  No hay normas rígidas en cuanto al “cómo” se medita. Lo que puedes controlar es el “donde”, y aquí te enseñamos cómo crear un rincón de armonía que sea tu espacio para la meditación en casa.

Espacio de lectura, meditar leyendo

espacio de meditación

La lectura es construcción de imágenes mentales, requiere concentración y conduce a la mente a desenfocarse de la realidad. Para meditar leyendo tu espacio debe estar muy bien iluminado con una luz debe tamizada para evitar el agotamiento visual y la irritable luz incandescente. Coloca siempre las sillas a contraluz, o diagonalmente de espaldas a las ventanas. Cubre las ventanas con cortinas de velo o enrollables sunscreen para que no pierdas el contacto con el exterior, especialmente, si tienes bonitos paisajes alrededor. La silla debe ser ergonómica, así ayuda al cuerpo a adoptar una posición relajada. Ten cerca un librero, pero no lo sobrecargues con libros; usa también plantas y algunos adornos que estimes adecuados. Coloca una alfombra mullida donde hundir los pies justo antes de sentarse, ya sabes, el confort excelso es la  condición sine qua non de la meditación.

Meditación contemplativa

Espacio de meditación

Si prefieres no hacer nada, la técnica de meditación que más te conviene es la contemplación y tu espacio de meditación debe ayudarte a lograrla. Es preferible disponer de espacios rodeados de naturaleza. Aunque siempre puedes estar fuera, quizás prefieras mantenerte a salvo de los insectos. Busca un rincón de casa cerca de una ventana o ventanal amplio, preferiblemente la terraza. Coloca almohadones, una colchoneta o un sofá de una plaza. La contemplación se inicia enfocándote en pequeñas cosas: cómo se mueven las hojas de los árboles, el movimiento de las nubes, el color del cielo, etc. Intenta hallar un punto donde abandonar la ideas. Si  te gusta disfrutar de un fondo, la mejor música para esta meditación es el sonido Raiki.

Espacio de meditación para hacer yoga

Espacios para meditar

El yoga amerita concentración que te puede llevar a obtener un estado de meditación. Lo mejor es que puedes realizarlo en el jardín o dentro de casa. El clima logrado en tu espacio para la meditación es importante, y bastará con un lugar para la colchoneta. Ambienta tu rincón de armonía con elementos decorativos relacionados con la naturaleza. Ubícate cerca de una ventana amplia, pero si deseas más intimidad, instala cortinas enrollables de lino tipo sun screen. Mantén eso sí, todo muy ordenado y diáfano para que no rompas la coordinación en ningún momento.

Espacio de meditación: la acción creativa

Espacios de meditar

Contrario a la creencia masificada de la auto contemplación, el Zen establece que la acción es la forma óptima de meditación. La tradición japonesa infiere que el trabajo manual, acciones como: cultivar plantas, realizar artesanías o preparar alimentos, son formas de meditación supremas. Sobre todo si están enfocadas en el bien común. Por ello, esta meditación la puedes realizar en  cualquier espacio de casa donde puedas concentrarte en hacer algo que ames. Todo lo que quieras aprender para ti o para ayudar, puede ser un potencial espacio de tiempo para la meditación. Pero para ello, necesitas un atelier en casa, lee en este enlace cómo crearlo a tu medida.

No olvides

Recuerda que meditar es conectarnos con nosotros mismos y regalarnos unos instantes en los que el control del entorno nos pertenezca. Ayuda a conquistar este estado, creando un rincón de armonía en el que te sientas a gusto, tu propio espacio de meditación.

(Visited 149 times, 1 visits today)
Compartir

Comentarios cerrados.