hamacas de interior, hygge

Sillas colgantes ¿nos preparamos para el frío?

Impactos: 1


Con el otoño en pleno apogeo se va sintiendo de a poco la necesidad de crear rinconcitos mullidos donde acurrucarse en el invierno. Las sillas colgantes son la mejor opción para hacerlo. Pero no te conformes con lo básico, mira cómo darles mucha más funcionalidad y hacerlas lucir espectaculares. 

sillas colgantes

Sillas colgantes: tipos y materiales.

sillas colgantes

Las sillas colgantes son uno de los objetos consentidos de los diseñadores que año a año se dedican a crear una gama fabulosa de ellas. Así nos proporcionan verdaderos “nidos” para disfrutar de largos ratos de reposo o entretenimiento. La variedad de formas, tamaños y estilos sólo se compara con la de los distintos materiales. En cuanto a la forma, las consigues desde un sencillo plato con asas y cuerdas tejidas, pasando por forma de media luna; de huevo, de esfera, hamacas, entre otras. Los materiales por su parte, pueden ser: madera, acrílico, mimbre, bambú, cordones, plástico, lona, telas y un largo etcétera. En realidad los materiales y el sistema de construcción determinan el estilo de la silla: más elementos étnicos como tejido macramé, nos hablan de estilo rústico, hobo o nórdico. Mientras que el acrílico, la madera y las lonas las hacen más modernas.

Cómo escoger la silla colgante ideal

sillas colgantes

Escoger una silla colgante debería comenzar por analizar el material del que está hecha. Es mejor si son de alguna fibra natural resistente y lavable. Todo depende del sistema de climatización del que dispongas en casa. Créeme que no querrás estar en verano dentro de una esfera de acrílico, por ejemplo, si no tienes buen enfriamiento en casa. Por otro lado, importa aún más la resistencia del material respecto al peso que soporta. Observa el sistema de sujección. Algunas vienen con una estructura de metal incorporada; mientras otras deben colgarse al techo por medio de ganchos y tuercas. Estas últimas es preferible que las instale un profesional, de esta forma evitas daños en la estructura y el peligro de una caída. Por último, pero tal vez lo más importante: prueba siempre la silla antes de comprarla ¡La ergonomía es fundamental! Debe sentirse cómoda, y el cuerpo debe amoldarse bien a ella, además, subirse y bajarse no debería ser una odisea.

El mejor regalos para los niños en invierno: sillas colgantes en su habitación

sillas colgantes

También los más pequeños de la casa agradecerán tener un espacio extra donde acurrucarse en invierno. Ya sea para jugar su juego favorito en la tablet, o para leer un cuento. O incluso, si se trata de un bebé recién nacido, la madre estará encantada de pasar los ratos de lactancia en una silla o hamaca colgante. En este caso, con los niños hay que guardar ciertas precauciones:

  • Revisar hasta la saciedad los sistemas de fijación.
  • Educar a los niños en cuanto al uso de la silla colgante, o hamaca.
  • Colocar la silla colgante a una distancia cercana al suelo, así reduces los peligros de caídas.
  • Chequear que las cuerdas o sistemas de sujeción no presenten fallas
  • Colocar debajo de la silla una alfombra y algunos almohadones para proteger a los peques.
  • Si tienes niños muy activos, es mejor colgar la silla donde siempre los puedas vigilar, la seguridad es primero.

Recuerda, queremos saber tu opinión acerca de las sillas colgantes ¿cuál es tu favorita?

 

Compartir