Globalización interior en casa: a que la estás viviendo sin saber

Lo sabemos, te has esmerado tanto en el diseño interior de la casa, que la lucha por mantener el orden en cada espacio gracias a la globalización del espacio interior, va a requerir auxiliares. 

¿Qué es la globalización interior?

los muebles funcionales ordenan la decoración del hogar

Nadie sabe cómo pasó, de hecho, es algo que pasa inadvertido para muchos aunque lo viven a diario. Hasta hace poco en la contemporaneidad, los espacios de la casa se diseñaban y se empleaban para una función específica. Pero varios factores como la flexibilidad de las normas y reglas en casa; sumadas a la agitación de la vida moderna han traído consigo algo que hemos denominado “globalización interior”. Con este término me refiero a esta suerte de trans-funcionalidad de los espacios interiores de la casa. Es la costumbre de darle uso distinto a un lugar que no fue diseñado para tal: Primero fue el living con la tv: cuando la variedad llenó de ofertas específicas para cada edad, compartir la tele con la familia se volvió imposible. Entonces, la tv se llevó a la habitación, luego una tele por separado para cada miembro de la familia. Más tarde, la aparición de computadoras portátiles y teléfonos inteligentes, más el creciente gusto por los vídeo juegos hicieron su aporte a este fenómeno. Ahora también cualquier rincón es la oficina o el atelier, y ya casi no se ve a nadie de la familia por espacios que antes eran tradicionalmente para reunirlas.

Pero ¿es sólo cuestión de jóvenes y niños?

globalización interior,

Pues no, este fenómeno no es producto sólo de la tecnología. La necesidad de socializar con amigos y familia de manera más informal y próxima transformó notablemente también el uso de espacios como el comedor y la cocina. Estos ahora fungen como salón de recepción, ambiente para reuniones, sala de tareas escolares, juegos o cine. La cocina es el nuevo living; y el living muchas veces termina siendo habitacion.  ¿Es producto de un desorden o de falta de autoridad? No, definitivamente. Lo que ocurre con la vida moderna es que, simplemente, sinceramos nuestras necesidades y retomamos hábitos que ya eran costumbres de nuestros ancestros. Desde la prehistoria el hombre se reunía tradicionalmente alrededor del fuego. Mientras los jóvenes experimentaban en juegos para desarrollar sus habilidades y aprender a socializar. Y… bueno, seguramente más de una sofá fue sirvió de cama a un amigo de una familia primitiva…  ¿o será que ese amigo que durmió en el sofá la otra noche no tiene justificación en la historia? Bueno, igual lo perdonamos. Pero ¿cómo afrontamos esta trans-funcionalidad en la casa? ¿cómo evitamos que la casa se convierta en un desorden? al final, como decíamos, hay que cuidar el diseño y la armonía.

Muebles multifuncionales para combatir la globalización interior

globalización interior

 

globalización interior

No te agobies ante este fenómeno, al fin y al cabo, es parte del nuevo orden humano. Los seres humanos tendemos a modificar las reglas cuando estas nos desvían de nuestra naturaleza. La solución más ajustada para hacerle frente son los muebles multifuncionales. Son todos estos muebles que se transforman, despliegan o extienden para darles un uso diferente según las necesidades. Por ejemplo: sofás cama, para los amigos que no aguantan despiertos; mesita-silla para un living pret-a-porté ante las visitas inesperadas; camas plegables adosadas a la pared en la habitación de los jóvenes, para guardarlas cuando reciban visitas. O una genial mesa extensible con sillas plegables para la cocina, o la habitación de los chicos. 

 

 

Reconoce la globalización de la casa, y sácale partido

Lo cierto es que este fenómeno que por fín tiene nombre (por nada), es una excusa excelente para llenar la casa con muebles que enriquecen la funcionalidad de los espacios. Especialmente, si tenés una casa pequeña. Y, reconócelo de una vez: tu también seguirás viendo tv en la habitación; comiendo en el living en los días de frío; compartiendo con los amigos en la cocina y cocinando en el patio. Pero no por una cuestión de desorden, sino porque lo otro son reglas, y la casa, es para vivirla y amarla sin restricciones.

Dejanos saber si te ha gustado esta nota y ¿qué nombre le pondrías vos?

Compartir

Comentarios cerrados.