Cómo declararle tu amor al Shabby chic


Empieza el mes del amor y las ganas de hacer más romántico cualquier rincón en casa. Por eso te traemos las claves para declararle tu amor al Shabby Chic, el más romántico de los estilos decorativos.

estilo-shabby-chic

El Shabby Chic es, de hecho, una marca registrada. Enmarca todo un concepto de estilo del más puro y acusado romanticismo clásico. De origen inglés campestre, suele confundirse con el estilo provenzal (francés); pero se distingue de éste por el uso de colores pastel y por ser más recargado. En el Shabby Chic abundan las flores estampadas en telas, vajillas e incluso, en el mobiliario sobre el cual se aplican técnicas combinadas de decoupage. El tema generalmente son las rosas. Pero además, en la deco Shabby, no hay accesorio completo sin encajes, ruffles o bordados. Esas características hacen que adoptarlo para toda la casa sea algo complicado, desde el punto de vista de la compatibilidad de los gustos. Sin embargo, con algo de ingenio se pueden hacer lindos detalles para disfrutar en algún rincón en casa.

Cómo incorporar el Shabby Chic a la casa

estilo shabby chic

Para incorporar este estilo a la casa debes considerar el estilo general de la casa con este estilo que es bastante femenino. En una casa de estilo campestre, clásica, rústica o de estilo nórdico no será difícil, ya que estos estilos guardan una  familiaridad perfectamente compatible con el romántico Shabby Chic. En la cocina podrías crear un bonito rincón con una repisa decorada con decopauge hecho en casa. Puedes buscar en un mercado de antigüedades algunos envases, tarros o frascos antiguos. Y añadir algunos paños con estampas de rosas. Para completar, incorpora utensilios, piezas de vajilla o adornos en colores pastel. Los tonos rosa, las formas de corazón y objetos como velas, acentúan el carácter romántico de cualquier rincón.

¿Qué tal una comida impregnada de romance?

Otra opción fantástica para destacar con este dulce estilo, en una cena o una celebración especial, es con una bonita vajilla estampada. No tienes que hacer mucho, bastará con unos tapetes individuales en tonos a juego y la ayuda de accesorios y adornos clásicos. Las flores son imprescindibles en cualquier composición shabby. Pero además, el lujo que se desprende de sus formas ornamentadas, curvas, barrocas y suaves, sin duda, inspiran la sutileza del estilo a la perfección.

Este sofisticado estilo trasciende y se cuela muy fácil, no lo dejes escapar.

 

Impactos: 10

Compartir

Comentarios cerrados.