DIY: Embellece tus paredes con estas pátinas

Las pátinas son técnicas de pintura que se aplican sobre una superficie para darle un aspecto envejecido, o enriquecerlo visualmente. Está muy de moda aplicarlas sobre paredes porque lucen fantásticas con cualquier estilo. Dale un toque muy especial a tu casa con esta sencilla y económica opción. 

Las pátinas son una opción excelente de decoración que van con todos los estilos.  Para definir la ideal debes pensarla en conjunto con el resto de la decoración. Lo primordial es combinarlas con el piso. Por ejemplo, los pisos de cemento, cerámica, y los pisos de madera flotantes o vinílicos oscuros van bien con pátinas decapadas, ya que estas dejan las paredes más claras. Mientras que los pisos claros de madera o cualquier otro material, quedan mejor con técnica al seco.

No hay un solo modo de realizarla

paredes pátinas

Una manera muy sencilla de resaltar las paredes es dándole un acabado con pátinas. Las pátinas tienen como ventaja que te ofrecen la posibilidad de experimentar con diversos métodos hasta que encuentres el que más se adapte al efecto estético que más te agrade. Para empezar, debes definir cuál es el color de fondo a emplear. Lo ideal, es que el fondo sea oscuro, neutro y que combine con los elementos de la decoración. Luego, selecciona el color con el cual aplicarás la pátina. Debe ser un color bastante más claro, mejor si es de la misma gama del color de fondo. Si te gusta experimentar, podrías seleccionar un tono diferente, por ejemplo amarillo o naranja. Las herramientas que necesitarás serán: brochas, papel plástico (el transparente tiene la textura ideal); esponjas, trapos, etc.

El proceso de la pátina en paredes

paredes pátinas

Para empezar, despeja todo y protege los muebles con periódicos. Limpia bien el polvo de la pared con un cepillo o trapo. Aplica la pintura base de color oscuro, y dejala secar bien según las indicaciones del fabricante. Vacía en una bandeja una parte de la pintura más clara, y expándela un poco sobre la bandeja. Toma un paño, esponja o brocha (dependiendo del efecto que busques) humedécela ligeramente en la pintura. Ten a mano una superficie para retirar el exceso (un envase si usarás brocha; u otra bandeja si usarás esponja o trapo). Cuando hayas retirado el exceso, comienza a aplicar sobre la pared. La forma correcta de aplicar la pátina depende de la herramienta usada. Con esponja o trapo, puedes hacer moteados o movimientos circulares. Mientra que con la brocha es mejor hacerlo al seco, limpia la brocha hasta que casi no quede pintura y aplica dando brochazos en todas las direcciones.

Pátinas con decapado

paredes pátinas

Dos versiones de pátinas que te van a gustar mucho son los decapados y rascados. Para hacer decapados, emplea los mismos pasos de arriba. Pero esta vez, la pintura más clara la aplicas con una brocha bien escurrida, y antes de que se seque, procedes a retirar el exceso con una esponja o trapo humedecido y exprimido. Puedes retirarla también con una espátula haciendo rascado sobre la pared. Practica primero sobre una tabla con todas las técnicas hasta que des con la que más te agrade. Al momento de pintar, de vez en cuando aléjate para mirar el conjunto y corregir las imperfecciones.

Una vez hayas terminado, destaca los efectos con almohadones a juego; o con unas cortinas roller blancas. Esperamos que te gusten estas ideas ¡y que las hagas en casa!

 

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios cerrados.