Cómo elegir el color de pisos flotantes de madera (o vinílicos)

No hay como los tonos de la madera para hacer resaltar cualquier tipo de decoración. Afortunadamente hoy disponemos de muchas opciones en pisos, tanto de madera maciza, como pisos flotantespisos vinílicos símil madera. ¿Pero sabes cómo combinar el color de tus pisos con colores brillantes que alegren tus espacios? Esta es nuestra guía para escoger el color de tus pisos flotantes de madera (o vinílicos).

Cuestión de personalidad

En la decoración de interiores la personalidad juega un rol primordial, para las personas que gustan de entornos vibrantes y alegres, un espacio con pisos flotantes o vinílicos y paredes neutras se puede transformar en todo un reto. Acá te enseñamos cómo darle notas de luz y color a tu proyecto decorativo. ¡Toma nota!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es importante distinguir las gamas más comunes de pisos flotantes de madera o símil madera que son muchísimos. Sin embargo, a grandes rasgos se reparten en cuatro grupos: blancos o claros; ambarinos, rojizos y oscuros. Los pisos vinílicos también están disponibles en una amplia gama de diseños y colores, tal vez mucho más extensa. La clave es separar el color predominante en el material, para determinar el mejor contraste o armonía posible con el resto de la decoración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los pisos flotantes blancos y oscuros tienen como ventaja que admiten combinaciones con cualquier color. Bastará conocer el estilo que deseas imprimir al ambiente: tropical, juvenil, etc. Pero tienen la desventaja de que exhiben más la suciedad o rayones. Estéticamente, los pisos en blanco o negro abren el compás para el uso del color como un recurso gráfico; esto es: color en bloques, delimitado, combinado blanco y negro. Para el uso de estampados, no hay limitaciones. Rayas, flores y otros en cualquier elemento:  alfombras, almohadones, floreros o paredes; pueden lograr sincretismo y personalidad entre el ambiente neutro y el carácter alegre.

Gamas contrastantes…¡sí!

 Para combinar pisos flotantes de madera o vinílicos se puede establecer dos grandes grupos:

Los de tinta naranja y ocre (camel y miel), que se adaptan mejor a combinaciones con azules: almohadones, cortinas y lámparas en cualquier gama desde azul marino, hasta azul verdoso, van bien con estos pisos que en su mayoría están hechos de madera de roble o haya, o símil de éstas maderas.

 

El otro grupo lo constituyen los pisos flotantes de madera o símil madera en tonos rojizos (teca, cerezo, etc.) El tono rojizo es una invitación al verde para infundir alegría y armonía. Por las grandes dimensiones del área que representa el piso de todo un espacio, lo ideal es incorporar el verde en grandes dimensiones para lograr una composición poderosa. Un sofá, cortinas, o todo un aparador.

 Si la uniformidad es lo tuyo, hablemos de Armonías

Pero el color también es aplicable en audaces armonías consonantes. Éstas se obtienen acentuando la presencia del color predominante en los pisos a través de la disposición de elementos decorativos en tonos similares. Para estas armonías, bien valdrá la aplicación de acabados en las paredes en tonos más o menos claros que los del piso. Luego, puedes combinar cortinas, mobiliario, y adornos en la misma gama. Aquí la variedad viene de la mano de la materia: brocados en las telas, adornos de cristal, y muebles accesorios de plástico en colores sólidos, complementan el divertido lenguaje del color.

Y el lenguaje del color, es tu lenguaje, es la forma en que te expresas y quieres que te vean. No la desperdicies.

Impactos: 491

Compartir

Comentarios cerrados.