Estilo marroquí, decoración de inspiración oriental.

Te presentamos el estilo marroquí, caracterizado por las líneas geométricas, estampados con arabescos, lámparas con vidrios coloridos. ¿Sientes ese atractivo especial que tienen los aires arábigos en la decoración? ¿Te animas a darle toques orientales a tu casa? ¿Te inspiran los rincones que evocan escenas de Casablanca para recrearlos en tus ambientes? ¡Pues, estás en el post correcto! Te invito a conocer la esencia y orígenes de todos los elementos característicos de la decoración marroquí, y cómo aplicarlos en el diseño de tus interiores.

Conoce el estilo marroquí.

Cuando se trata del estilo decorativo de nuestro hogar, no es suficiente con sentirse atraído por las formas o simplemente saber qué muebles lo caracterizan. Hay que amarlo, y para ello hay que conocer su esencia. Tanto si quieres sellar tu decoración con el estilo marroquí; como si quieres simplemente darle un toque oriental a tus ambientes, es importante que profundices un poco más en sus características esenciales. Originario de los países árabes, destaca por la belleza de las artesanías y la variedad de materiales. Sus colores electrizantes y sus formas únicas lo hacen magnético y deseable. Sigue la nota para conocer más detalles.

Arco acebollado, cómo imitarlo

Arcadas en punta y con filigranas, clásicos del estilo marroquí

En la decoración de estilo marroquí habrás notado que biombos, lámparas, y algunos objetos utilitarios de cerámica tienen forma de arco puntiagudo o “acebollado”. El origen de esta particularidad lo encontramos en la arquitectura islámica que lo ha influenciado. Dale carácter a tu decoración con un par de nichos en un muro, con el característico arco de silueta acebollada, te servirán como espacio para exhibir otros complementos de tu decoración marroquí. También puedes adoptar esta propuesta de marco de filigranas con el arco acebollado. Resulta ideal si te gusta el estilo marroquí, pero prefieres los blancos. Una delicia, a muy bajo costo.

Geometría perfecta

Girih aplicado a alfombras y almohadones del estilo marroquí

Si te fijas de cerca, los diseños de las alfombras, kilims, cerámica, etc., del estilo marroquí se constituyen de formas geométricas, inspiradas en formas naturales (hojas, ramas, gotas, etc.). Este tipo de ornamento se llama arabesco, y su origen se remonta a la prohibición de Mahoma a sus fieles de representar personas o animales en la decoración. Fue por ello que los artesanos de esa época se limitaron a realizar diseños basados en formas de plantas, flores, frutos, etc., con patrones repetitivos. Te encantará saber que, en el caso de los mosaicos llamados girih, el diseño de estos dibujos era encargado exclusivamente a los matemáticos. De hecho, hay estudios que los determinan poseedores de una simetría excepcionalmente perfecta. Algo para valorarlos aún más.

Paredes vibrantes

Tadelakt, revestimiento proveniente de Marrakech.

Una técnica que es característica especial del estilo marroquí es el tadelakt, que consiste en la aplicación de un estuco pulido que luego es impermeabilizado con cera. Generalmente se les aplican colores brillantes e intensos, pero no es raro verlo en blancos y neutros. Anímate a imitarlo, aplica un color intenso en las paredes empleando acabados para paredes de tipo brillante. Otro material común para el estilo marroquí son los zelliges, que en árabe significa piedra pulida de tamaño pequeño. Son artesanales y con texturas únicas de matices y colores.

Filigranas en lámparas, menaras y biombos 

Filigranas características del estilo marroquí

Por último, te sugerimos no olvides que el estilo marroquí se caracteriza por muchos detalles, pero el sello principal de su decoración en objetos como lámparas, menaras, biombos y celosías, es la decoración con filigranas. Estos objetos pueden estar fabricados de madera, metal con acabado oxidado o en color plateado de aluminio. Para destacar tu decoración marroquí, no olvides emplear luces que magnifiquen los hermosos efectos de las filigranas en tus ambientes.

 

Compartir

Comentarios cerrados.