5 claves del estilo rústico ¡Tienes que verlo!

¿Te animas a dejarte encantar por el estilo rústico? ¿Conoces sus características? En este post, te mostramos las 5 claves de este encantador estilo tradicional y matérico. Definitivamente, un estilo para ¡Vívirlo! 

1. Originario del campo.

Si de un estilo se podría decir que surgió de la tradición, ese es el estilo rústico. Estrechamente ligado a los  sistemas constructivos rurales, el estilo rústico se caracteriza por el empleo de materiales orgánicos y locales. Desde hace siglos el empleo de materiales como el ladrillo, el adobe, entre otros, definió una vivienda con características muy artesanales. Estas se trasladaron los muebles y accesorios, armando un conjunto que pronto se difundió con sus peculiaridades locales, a las ciudades. La razón es que al estar compuesto de materiales muy naturales, resulta evocador del campo y estimulante para la nostalgia. Sigue leyendo, y descubre cómo trasladar todo ese aire ensoñador a tus ambientes.

2. El estilo rústico, una cuestión estructural.

estilo rústico, sistemas constructivos

Como ya hemos dicho el estilo rústico surge de sistemas constructivos del campo. Estos se caracterizan por el empleo de materiales locales no muy refinados, o rústicos. Tales como los revoques de cal pulidos a mano; muros de ladrillos sin revestimientos y elementos estructurales de madera, como columnas y vigas. Las formas arquitectónicas del estilo rústico más puro, son en cuanto a su concepción, básicas, pero muy bien pensadas.  Provienen de conocimientos que se han trasladado por generaciones y se mantienen vigentes por tradición, y porque además, resultan mucho más económicos que los más contemporáneos.

3. Étnico y artesanal, las señales infalibles.

estilo rústico, artesanía

Una característica que acompaña al estilo rústico casi de manera infalible, es la incorporación de objetos, adornos y mobiliario de origen artesanal. Muebles, tejidos, cestas, etc., cualquier detalle que denote un carácter étnico es muy valorado en este estilo. Los adornos y accesorios artesanales, decorativos o utilitarios, le aportan calidez al hogar. Impregnan los ambientes con su místico conjunto de símbolos y su carácter orgánico. Además, al adquirirlos, sentirás que retornas a la tierra y a las manos que los producen, tu agradecimiento.

4. Madera, el lenguaje de lo rústico.

estilo rústico

Hay una estrecha relación entre la madera y el estilo rústico. Ésta, proviene de la necesidad de los habitantes de las zona rurales de realizar muebles con el material más accesible del que se dispusiera. Obviamente, en muchos caso se trataba de imitar el mobiliario de las ciudades, dando por resultado muebles macizos de formas toscas. La principal ventaja de este tipos de muebles, es que en su fabricación se emplearon maderas de excelente calidad, con lo cual, se han conservado en perfectas condiciones por muchos años. Hoy en día, son muy valorados para la decoración, porque sus líneas simples y materiales excepcionales, encajan perfectamente en otros estilos.

5. Todo cuenta, cuando de detalles se trata.

estilo rústico

El deseo de imitar la decoración con patrones observados en casas principales de las ciudades, llevó a los habitantes de los campos a reciclar mobiliarios y accesorios. Esa costumbre de darle usos no convencionales a algunos objetos, se mantiene hasta nuestros días (para fortuna del planeta, y de la nostalgia). Esto se podría resumir en el carácter orgánico y sustentable que denota el estilo rústico. Nada se derrocha, incluso una planta de adorno, lo hace desde una maceta improvisada, una taza o un zapato. Lo que resulta fascinante, es que el estilo rústico, por su carácter prolijo, resulta en un marco perfecto para decorar con total libertad.

 

Anímate, a adoptar, uno de los estilos más estrechamente ligados a lo natural. Una invitación a una humeante taza de tradición.

Compartir

Comentarios cerrados.