3 armas que agradecerás vs humedades de paredes

Por Arq. Beatriz A.C.

Revestimiento antihumedad.

¡¡Humedad de paredes!! Cuántas veces nos hemos encontrado con ese problema en nuestra casa. En las paredes, fachadas, interiores, humedad aquí y allá: pequeñas grietas, motas negras, manchas que crecen. Los ambientes húmedos por excelencia, baños y cocinas, nos presentan esos problemas con frecuencia.

Respecto a la humedad de paredes debemos establecer algunas diferencias en sus causas y su consecuente aparición. Como bien sabemos, es el agua la que produce la totalidad de estos problemas de humedad. El aspecto que ofrecen las humedades no solo es desagradable a la vista, sino que podemos decir que la humedad es el principal enemigo de las construcciones. Es la que puede llegar a provocar incluso su derrumbe o problemas de muy difícil solución si no se lo previene correctamente.

Veamos 3 tipos de humedad y sus posibles soluciones:

 

1.Humedad por capilaridad

Humedad por capilaridad, revestimiento de pared.

Este tipo de humedades de pared son las que aparecen en las partes más bajas de los muros, en los tabiques de plantas bajas o sótanos, y se deben al fenómeno físico de la capilaridad. Es decir que el agua tiene la propiedad de alcanzar cierta altura, a veces por estar en caños que se rompen, u otras por estar el terreno muy cercano a las napas freáticas. La humedad asciende por capilaridad en esos muros, y puede afectar, incluso, a los cimientos y como consecuencia al soporte de los propios tabiques.

 

Como resolverlo:

Revestimiento de pared antihumedad.

Las humedades por capilaridad, requieren una prevención que puede hacerse, entre otras formas, con la colocación de placas antihumedad o láminas impermeables. Eso garantiza una buena forma de repeler la humedad que viene generalmente desde la parte baja de los muros. Existen otras formas de las que no hablaremos aquí por ser más complejas y requieren más trabajo de obra (Compuestos siliconados, inyectores de hidrófugo en cimientos, sistemas eléctricos que repelen el agua por electroósmosis, etc).

 

 

 2.Humedad por filtración directa

Humedad directa, revestimiento de pared

Sin duda, este tipo de humedad de paredes es de las más frecuentes. Se producen por problemas que presentan las impermeabilizaciones al paso del tiempo o por su mala colocación. Su aparición suele ser engañosa, ya que el agua tiende a aparecer por un sitio, pero no coincide a veces con el lugar por donde está entrando. Esto se debe a que el agua busca siempre el lugar más efectivo para seguir su curso. Las más comunes pueden ser las “goteras” del techo, las juntas de dilatación que dejan entrar la humedad, etc.

 

 

 

Como resolverlo:

Membrana en el techo.

La prevención es fundamental, aunque muchas veces descubrimos el problema cuando la humedad ya se ha presentado. Recomiendo verificar que los tejados estén en perfectas condiciones, y, en caso de las cubiertas planas, colocar placas bituminosas unidas por calor, y con una buena pintura anti-reflectante solar, para evitar que se produzcan pequeños orificios por el que pueda entrar el agua. La tecnología avanza con rapidez y existen muchas soluciones para este tipo de filtraciones.

 

 3.Humedad de condensación

Este proceso de condensación se produce por un exceso de humedad en el ambiente, y, en los puntos más fríos, se lleva a cabo esta condensación. Casi siempre en los cerramientos o en las paredes cercanas. Los motivos de la aparición de este tipo de humedad de paredes, pueden ser: porque ha sido mal realizado el puente térmico de la fachada (el que supera la diferencia entre temperatura exterior e interior), por una ventilación deficiente, o incluso por la ausencia de calefacción. La humedad de condensación presenta un aspecto muy reconocible, con hongos, de un tono negro y brillante y manchas que parecen de filtración de agua, aunque solo es humedad de condensación.

 

 

 

 

 

 

Como resolverlo:

Las humedades de pared de condensación pueden resolverse ventilando los ambientes, utilizando aparatos deshumidificadores, etc. Pero lo más efectivo es el uso de placas antihumedad que resuelvan esas diferencias térmicas, muchas de ellas de diferentes características y materiales. Existen unas placas antihumedad que se colocan sin cemento ni necesidad de obra, de diferentes texturas y terminaciones, que ofrecen una excelente y rápida solución a este problema.

 

La humedad de paredes y techos es un problema que avanza sigilosa y lentamente. Muchas veces, cuando sus efectos se hacen evidentes, ya es tarde para prevenir y lo único que resta es curar. Algunas soluciones, complejas y costosas, implican obras y reformas, pero aquí te presenté 3 formas sencillas y económicas para combatir a este terrible enemigo. Espero te sean útiles.

Compartir

Comentarios cerrados.